Quánima
Quánima CAT
conferencia nutricion saludable nutricionista barcelona menorca

Charlas y talleres de alimentación saludables

Según los últimos estudios, un 43% de los niños españoles entre 3 y 7 años de edad tienen exceso de peso, y aproximadamente un 25% de los adolescentes europeos tienen sobrepeso u obesidad. Por primera vez en la historia, España supera en obesidad infantil en los Estados Unidos. Y en cambio, el 90% de las familias de nuestro país considera que sus hijos están bien alimentados. Si no reaccionamos y no basura nada para cambiar esta tendencia, de aquí a solo 4 años, la cantidad de obesos en el mundo superará al total de desnutridos.

La obesidad infantil ocupa el quinto lugar en riesgo de mortalidad a nivel mundial, determina la tendencia a seguir obeso en edad adulta y aumenta la probabilidad de sufrir antes diabetes y dolencias cardiovasculares. Acontece así uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. La obesidad, pero, no es solo el resultado de un desequilibrio entre la ingesta y el gasto calórico. En su desarrollo y mantenimiento intervienen otros factores, como la alimentación basada en raciones excesivas de alimentos hipercalóricos (por exceso de azúcares, harinas refinadas, grasas, sal y proteína animal), la escasa actividad física y un entorno cada vez más obesogénico.

Tenemos que hacer las preguntas correctas

Pero no todo es cuestión de kilos de más. Más allá de que nuestros hijos pesen más o menos, hay que analizar cómo y con quiénes se alimentan, de qué calidad son los alimentos que ingieren y en qué proporciones lo hacen. ¿Es necesaria comer de todo? ¿Hay que almorzar? ¿Tenemos que obligar que los niños se lo acaben todo? ¿Hay que comer verduras cada día? ¿Es necesario beber un Cola Cao a primera hora de la mañana? ¿Qué pasa si un niño no quiere cenar?

Por si fuera poco, el 40% de las muertes globales son a causa de 5 factores: la hipertensión arterial, la diabetes, el colesterol, la obesidad y el sobrepeso. Son 5 factores, precisamente relacionados con la alimentación desde la infancia. A la vez, factores que suponen los principales riesgos cardiovasculares. Y mientras tanto, presumimos de dieta mediterránea… ¿Qué estamos haciendo mal?

Charlas y Talleres

Per todo esto, ofrezco charlas, talleres y cursos, de este modo sensibilizamos a las familias de la problemática actual en materia de alimentación.

Tenemos que conseguir, con toda seguridad, dar un giro a estas cifras escandalosas. Para seguir un estilo de vida saludable, es imprescindible que las madres y los padres demos buen ejemplo; hace falta que planifiquemos las comidas, hace falta que hagamos elecciones adecuadas de los alimentos y hace falta que acompañemos a los niños a la mesa. Empecemos hoy mismo: empecemos por estar muy informados.