Quánima
Quánima CAT

Jornadas profesionales de Alimentación para un envejecimiento saludable en la Fundación Alicia.

Jornadas profesionales de Alimentación para un envejecimiento saludable en la Fundación Alicia.

Una se ve reconfortada cuando a pesar de tener la sensación de remar a contracorriente cada día, te das cuenta de que vas en la misma dirección que llevan las grandes mareas. Este fin de semana, he tenido la suerte de estar entre gurús de la alimentación, la nutrición y la cocina, de la antropología, la medicina y la comunicación.

En estos dos días intensos de formación he reforzado mi convicción de que es desde la cocina y el comedor donde se deben crear, pactar y llevar a cabo las principales estrategias de intervención a la hora de solucionar muchos de los problemas relacionados con el bienestar físico, psíquico y social de las personas mayores. Y hablamos tanto de las residentes en centros asistenciales como las que viven en casa.

 

La estrategia es la clave

Ser mayor no implica ser anciano; es la edad psicológica (no la biológica ni cronológica) la que determina de conducta alimentaria (Jaume Serra –ASPCAT- y Dr. Jesús Contreras). La primera estrategia preventiva de las enfermedades degenerativas es adecuar la alimentación para asegurar unos buenos nutrientes al cerebro. Ello pasa por mimar, mediante estrategias nutricionales, a la microbiota intestinal (si, también y especialmente en edades avanzadas, cuando el uso de antibióticos es tan recurrente –concepto de “inflamaging” (Dr. Guarner, VHIR) y por no olvidar que la Dieta Mediterránea es un excelente patrón alimentario, pero que ésta, en su versión más tradicional, considera la carne como un aderezo (Dr.Emili Ros, IDIBAPS). En resumen, cápsulas naturales de salud: mucho aceite de oliva virgen extra, frutos secos naturales o tostados, frutas, verduras y legumbres.

Sin embargo, alimentarse es más que nutrirse. La soledad es un factor de riesgo del abandono alimentario (Sílvia Bofill). Hay que abordarlo. El primer paso para una buena alimentación es el “ágora”, la sociabilización de la comida (Mercè Boada, fundación ACE).

 

 

Soluciones propuestas

Y todo esto ¿cómo se hace? Tenemos ya algún ejemplo de éxito, como la cocina “deconstruida” para ofrecer alternativas a las dietas trituradas, que trabajan en la Fundació Sant Andreu Salut (Alba Oms) junto con el empeño, conocimiento e investigación de la Fundación Alicia. O las iniciativas de la Fundación Catalunya La Pedrera, con programas como “Dina en compañía” (Mónica Duaigües), y proyectos municipales como “Àpats en compañía” del ayuntamiento de Barcelona (Patrici Hernández). Y planteamientos como los de idear chatbots  adaptados a las personas mayores (Josep Perelló, de OpenSystems).

También desde Quánima trabajamos todos estos aspectos, por ejemplo, en los programas que ofrecemos de Dinamización de comedores de colectividades. Intervenciones, por cierto, de lo más gratificantes.

Tenéis más información en este enlace de la Fundación Alicia.